sábado, 3 de diciembre de 2011

TEMPUS FUGIT




El tiempo vuela y gracias a Dios que es así. El tiempo en su transcurrir va llevándose nuestra vida y con ella lo vivido: nuestro pasado. Aquello que ya no podemos cambiar y de lo que tan sólo nos quedan algunas huellas, algunos trazos que guardamos cuidadosamente en nuestra memoria como grandes tesoros o enormes lagunas.

Somos lo que somos por lo que hemos vivido, por cómo lo hemos vivido y de la forma en que lo vivimos. A veces decimos que iniciamos un nuevo día y puede ser verdad, quizás cambiemos algunas cosas o quizás le demos la vuelta a todo, pero realmente no empezamos nunca desde cero, venimos de un ayer y tenemos ya una forma, una estructura. Creo que se puede decir que, incluso en el momento de nuestro nacimiento, de una manera u otra, llevamos algo que nos antecede, y no me refiero tan sólo a nuestro período de gestación, sino también, al de nuestro origen con las huellas de nuestros predecesores.

El tiempo vuela y lo bello de ese volar es que sintamos que hemos vivido, que aquello que ha existido y existe en nosotros, bueno o menos bueno, es la propia vida, una vida que nos ha hecho vibrar, que ha dejado su paso y que nos permite sentir viva la vida. Nuestros buenos momentos se irán almacenando en nuestra memoria como grandes tesoros y los menos buenos como enormes lagunas. Y es humano que ello permanezca en ese baúl de los recuerdos, la diversidad de los momentos nos permite valorar esa vida que se nos da.

En cualquier caso, aunque el tiempo vuele, eso no es lo más importante, lo que realmente alberga mi corazón es saber que he vivido, que vivo y que todavía me queda todo el resto de mi vida por vivir. No importa el balance, no interesa saber si hay déficit de tesoros o excedente de abismos, lo válido es que ambos dejen su paso.



Safe Creative #1112020652707

*

7 luces en el Silencio:

Ernesto. dijo...

Bella y profunda reflexión Ángels... Y claro que llevamos algo que nos antecede amiga mía... las huellas de nosotros mismos... ayer.

Describes con mucha claridad el proceso de la vida... y su balance final.

Me ha encantado tu texto y el reencuentro Ángels.

Un cálido abrazo de siempre.

arianna dijo...

Querida Angels, tardas en aparecer pero calas hondo, toda una meditación tu entrada

Gracias, recibe un caluroso abrazo

àngels dijo...

Amigo Ernesto, siempre atento, siempre cercano...

tus palabras reverberan como el eco entre esas montañas que siempre miran al cielo y sólo pueden devolverte la propia belleza de las tuyas...

un beso grande amigo

àngels dijo...

bienhallada de nuevo amiga Arianna es una alegría y una suerte para mi hallarte siempre...

un beso grande Arianna

Adrian Gonzalez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Adrian Gonzalez dijo...

Excelente página de reflexiones, te felicito!!! y pido tu autorización para poder leer alguna de ellas en mi programa de radio los viernes de 22 a 01hs, ya que el mismo data de nuestra vida y música con clásicos de los 80'. Mis saludos cordiales y a tu disposición.
Adrian Gonzalez - FM MERIDIANO 98.5 - www.meridianofm.com.ar

àngels dijo...

gracias Adrián por tus palabras, evidentemente que puedes leer el texto, te pediría que mencionaras su origen

un abrazo

àngels