martes, diciembre 24

CREER


Desear que las cosas sean de otra forma de como son, abrir la mirada a otra posibilidad, sentir que su paso  puede ser diferente… no significa tener la cualidad, ni tampoco el poder de cambiarlas, pero sí surge la creencia, el deseo, incluso la ilusión y la esperanza de poder ser alcanzado…

Crecer en la vida sólo se consigue si permanecemos en ella, no se crece por lo que a uno le cuentan, ni por lo que a uno le explican, ni por el avance o el crecimiento ajeno, eso nos puede servir de pauta, de guía, pero la verdad es que la experiencia sólo se adquiere experimentando, viviendo... Quizás por eso siempre me da que pensar estas teorías, terapias u opiniones que nos inducen y empujan a querer que veamos lo que no hay, lo que por mucho que se mire no se ve, esa insistencia en que nuestra mirada a de ver un presente o una situación de forma determinada, positiva, concreta. Y para ello se despliega a nuestro entorno una retahíla de consejos inacabables, de frases para “creer" lo maravilloso, lo grande y excepcional que es uno, y generalmente la verdad es que por más que uno lo intente, al miramos en el espejo, no podemos evitar seguir viendo al ser débil, triste o deprimido que uno lleva consigo.

Creer, no es para mí afirmar lo que no consigo ver, no es aceptar una ristra de teorías, consejos y buenas intenciones, creer es… la capacidad de ahondar hacia el interior de uno mismo, hacia la verdad y sinceridad de uno mismo y aceptar lo que ve, lo que hay, lo que vive… y saber lo caduco que es el tiempo y sentir la necesidad de traspasar el momento, de rebuscar en ese adentro y hallar el poder de cambio, el deseo -al menos- de intentarlo, de arañar la esperanza o la ilusión de variar lo que no nos hace felices, pero siempre partiendo de una realidad, de una concreción: la de este instante, la de ahora, este momento…. y por supuesto desde uno mismo.

Creer no es una admisión a ciegas, no es sumisión a lo dicho, a lo escrito, a la teoría… creer es sentir que ese cambio es posible, que puede ser aspirado en la vida y no disfrazando la propia imagen ante un espejo, sino descubriendo otra puerta que abrir, otra ventana que nos ilumine, sentir ese hormigueo en el estómago, esa inquietud de posible cambio, saber que el día puede ser distinto, que las cosas pueden ser diferentes, de otra forma… al fin y al cabo, el motor que nos empuja es el nuestro, y como buen motor no se ve sino que trabaja en el interior para mover todo el engranaje, y no puede llenarse de sensaciones y experiencias ajenas, sino que se ha de mimar, cuidar y abonarse desde la propia tierra que es uno mismo…

**

lunes, diciembre 24

NAVIDAD 2012

 


felices los instantes
que nacerán
bajo nuestra mirada

dichosos los momentos
que se escribirán
bajo nuestra mano

y bello -siempre-
el silencio
que nace en lo más profundo
del alma

desde el silencio y desde el alma...
mi deseo de Navidad para todos


*

lunes, octubre 22

REGRESO


Uno puede saberse desterrado de sí mismo
Y siempre es posible regresar
por la puerta de entrada que es el silencio,
que es el camino de vuelta.
 
j.f.Moratiel
 


alejada de mí
distante del ser que me habita
avanzo hacia ese horizonte
que no se distingue,
breves pasos enhebrados
entre neblinas de desconcierto

… y sé de la calma
y sé de la cima
y sé de la luz que alumbra
y sé que aunque me vistan
cortinas de desarraigo
son hojas de otoño
despidiendo lentamente
otro estío

por eso

regreso a mí
en lo callado de las horas
en ese lugar de encuentro
al abrazo de un silencio
que anhela el dulce amago
de un beso...


Safe Creative
#1210222551498
*

sábado, julio 7

MIRADAS



El mundo, la realidad, la existencia, la vida sólo tiene dos miradas: la propia y lo que en si mismo es.

Cada uno mira desde sí. No existe la capacidad, ni la posibilidad de salirnos de nosotros, de dejar nuestro ser, para contemplar, ver y entender el mundo de otra forma que no sea desde uno mismo, necesitamos de la materialidad de nuestros sentidos para asimilar esa exterioridad que aflora como ente externo. La materialidad sólo es la nuestra, ella es nuestro vehículo, el medio a través del cual podemos acercarnos, una materialidad que lleva consigo nuestra singularidad y nuestra individualidad.

Todo lo que nos rodea, somos capaces de aceptar que está ahí, aún cuando nosotros no lo percibamos y podemos comprender que sigue estando con o nuestra existencia y entendemos también que permanece e incluso afirmar que existía antes de nuestra llegada y seguirá estando después de nuestra marcha. Ahora bien, lo que está, no siempre es como nosotros lo vemos; vemos, entendemos y comprendemos en función de y bajo nuestras características y nuestra idiosincrasia. Cada persona posee su propia concepción y sabemos por experiencia que una misma exterioridad puede abarcar tantas versiones como miradas contemplen.

Ser consciente y aceptar esa dualidad extrema de lo que vemos y lo que puede ser, abre todo un abanico de posibilidades, de conjeturas, de comprensiones, de hallazgos y encuentros que enriquecen nuestra propia mirada, porque entre el yo y el tú, entre el blanco y el negro, entre el día y la noche, entre la cima y el abismo se extiende un vasto espacio donde la multitud de miradas pueden inscribirse, y es que el mundo y la existencia debe estar compuesto por la suma innumerable de todas las miradas, las que marcharon y las que están, las que nos rodean y las que están en la distancia. Es imposible mirar desde dos lados a la vez, si estamos en la cima podemos imaginar o contemplar el abismo, pero no experimentamos su humedad, ni sus sombras, si estamos en la noche no podemos estar bajo la luz del sol, sin el tú no existe el yo…

Tenemos los hombres el pensamiento, la comprensión y la capacidad de la escucha. Cuando prestamos atención e incluso y sobre todo, cuando aceptamos y respetamos el decir de otra mirada que nos habla desde su propio mirar, el abanico hacia la exterioridad se amplía; podemos no estar de acuerdo, no comprenderla, incluso no asimilarla, pero sin duda ninguna podemos abrirnos a esa otra realidad que existe, que mira y que no es la nuestra… su acercamiento y nuestra escucha sin duda nos engrandecerá …

Safe Creative #1207071930352

*

sábado, mayo 12

SIN LUCHAS

Imagen de Kiyo Murakami


con la lucha no se consigue la alianza
con el rencor no nace el olvido
con la discordia no se alcanza el entendimiento

se busca lo que no se tiene y se desea de lo que se carece… cuando el horizonte de ese anhelar se mira con placidez, con calma, con el sosiego de lo posible, el camino que nos conduce nos hace avanzar y nos da la plenitud de las pequeñas cosas, de los pequeños logros e incluso la satisfacción de superar los pequeños contratiempos y tropiezos hacia un saborear aquello que nos espera y nos aguarda

soñar, es el mundo mágico de los logros, el alcance previo, el roce de lo que está en un proceso de cercanía, pero se suele confundir lo posible de nuestros deseos con la imposibilidad de su realidad; se sueña con mejorar nuestro mundo de relaciones, soñamos con alcanzar la comprensión de nuestro entorno, deseamos la armonía propia y la de nuestro mundo… y si hablamos del alma, deseamos caminar hacia su belleza y su evolución… pero como distinguir la posibilidad de un sueño? la realidad de un deseo? es imposible ser pájaro si somos arbusto, es inalcanzable ser canción si somos instrumento, el lamento por no alcanzar las nubes si somos mar o somos tierra… querer ser jazmín siendo flor de nuestra tierra

el alma, en su libertad, abre el horizonte que le es afín
el alma, en su belleza, contempla la amplitud de la mirada
el alma, en su deseo, se expande con el abrazo de lo impalpable

… y es que el alma es capaz de ser arbusto y acoger el descanso del pájaro y vibrar ante la canción que nace de su melodía y rozar el cielo a través de la humedad y la lluvia de su sentir… el alma es capaz de aromarse con su esencia sin ansia de la fragancia ajena

el altercado, el rencor, la discordia… es enfrentamiento, encontronazo, disputa
la paz, la armonía es aceptación, trabajo, acogimiento, entendimiento…

hay que aprender a caminar sobre el camino que andan nuestros pies, respirar el aire que nos envuelve, hallar, encontrar, buscar… y aceptar el día que nos acompaña

… sin luchas


Safe Creative #1205121628105
*

martes, abril 17

VEO AL AMOR CAMINAR

-Fotografía propia-



Veo al amor caminar en cuerpos cansados,
llevan los pasos lentos y la mirada ilusionada.
Se encontraron cuando no se esperaban,
nació el amor y juntos sus días abrazan.

Veo al amor caminar fundiendo sus pasos,
pasean despacio… cogidas las manos.
Se saben juntos, unidas sus almas,
hay ternura en sus ojos y sonrisa en sus miradas.

Veo al amor caminar con labios callados,
sobran las palabras… cuando el corazón ama.
No hace mucho se encontraron,
desde ese instante… la vida de nuevo, les acompaña.

Veo al amor caminar…
Veo la vida renacer…
Veo la ternura… y yo… quisiera ser.

Safe Creative #0906274060804
(Fotografía y texto)

*