sábado, 29 de septiembre de 2007

ESTRENAR LA VIDA

Cuando se nos habla en términos vitales y espirituales, prácticamente todos inciden en la importancia de descubrirnos a nosotros mismos, de establecer esa unión entre nuestro interior y nuestro exterior, en que conocernos a nosotros mismos es vivir los momentos siempre nuevos, siempre únicos y siempre verdaderos… por lo tanto, debe ser como estrenar continuamente la vida.

Pero se me antoja que debe quedar reservado, sólo, a almas muy elevadas, muy transparentes, muy armoniosas. Difícilmente es una experiencia, una situación al alcance de los seres de a pie.

¡Si supiéramos cómo estrenar la vida de cada momento!

Es posible que tengamos momentos especiales, esos momentos eternos y sin tiempo que permanecen imborrables a nuestra memoria, pero poder decir que vivimos la vida, nuestra vida en un continuo inaugurar, en un continuo estrenar, me parece demasiado grandioso, difícil y complicado para el vivir diario.

Pienso que quizás estrenar la vida debe ser, como decía Moratiel, estar dónde estamos, no estar pensando en lo que debo hacer después o lo que hice ayer, ni en lo que me dijeron o me dejaron de decir… sino sentirnos y estar presentes en el momento de ahora, en este instante, porque este momento, este ahora, no volverá a vivirse, no volverá a repetirse, no volverá a ser, ni a existir; podrá ser parecido, semejante, pero será otro, nunca será el mismo instante, el mismo ahora, el mismo aquí.

Estrenar la vida debe ser… vivir la vida de ahora, con sus luces y sus sombras, con sus días y sus noches, porque sólo en la diversidad de los instantes podemos vivir y estrenar continuamente, sino fuera así, si todo fuera armonía, placidez y certeza, sería una pura y auténtica linealidad, puro mecanicismo, auténtico artificio.

1 luces en el Silencio:

Alexandra dijo...

Soy unä persona que ando de "a pie"...toda mi vida buscando ser feliz...(como todo el mundo busca).
Y por que hoy no decir que si! que al fin soy feliz !!!.
Me pregunto: cual es mi miedo?: volver a estacionarme...volver a "acampar" en algun lugar.
Cual es mi inseguridad?: volver a estacionarme en mi superficialidad, estacionarme en un sentir, un pensar, un imaginar...
Cual es mi razon de ser?. estar aqui, en mi, sabiendo que tengo todo lo que necesito realmente, que no tengo que esperar nada, porque ya le tengo...en El soy, en El me encuentro, en El vivo. Experimentasr en todas mis horas que todo lo que vivo, en realidad es El quien lo vive en mi...
Y esto...nada de extraordinario tiene... todo lo extra...viene de fuera...sino muy al contrario...es vivir "intraordinariamente"...es decir lo ordinario, los instantes cotidianos...vivirlos desde nuestro interior...desde nuestro corazon...algo asi como llevarlo siempre o sabernos llevados por El.
Es cierto que no es constante nuestra oracion de Silencio... o si lo es?. A veces parece ser que cuando dejo de "acordarme" y me "salto" a instalarme en lo de afuera...experimento de inmediato cierta tristeza, es como una lucesita roja que me llama a la reinstalacion...imposible a esta altura no elegir reinstalarme cada vez...seria de pura necedad...y eso es todo...ante la demanda exterior...volver al centro...una y otra vez, dejando todo en Su sitio...nada mas hay que hacer...sòlo eso y cada vez...esto es estrenar la vida!!!.
(perdon por no poder poner los tildes...espero que se entienda).
Un abrazo a todos, a ti M. Angels en especial. Gracias por darnos a conocer tu corazon. Aqui va el mio.